Más alto que nosotros, el cielo